Qué televisor comprar

Cuando llega el momento de renovar tu televisor, la mayoría de usuarios apuestan en la actualidad por una Smart TV. También porque la selección disponible en la actualidad está compuesta en su mayoría por este tipo de modelos, todas con TDT incluido.. Son sin duda modelos que nos dan muchas posibilidades. Aunque hay que saber elegir de forma cuidadosa, para lo que hay que tener diversos aspectos en cuenta.

Por eso, a continuación os dejamos con los principales aspectos que tenéis que tener en cuenta para elegir vuestra Smart TV. Así, no vais a cometer errores en el proceso y así elegir modelo que mejor se ajusta a vosotros al mejor precio.

Tecnología del panel

En la actualidad nos encontramos con muchísimas opciones en lo que se refiere a la tecnología del panel. La más común es LED, aunque han ido surgiendo muchas otras opciones, que suelen depender de la marca que vayas a comprar. En el caso del LED, al ser la opción más común, sus precios suelen ser más bajos.

Pero han ido surgiendo otros sistemas con el paso del tiempo, como OLED, que destaca por su gran tratamiento de los colores, especialmente el negro y que tiene un bajo consumo de energía, ya que apaga los píxeles que no se usan, provocando que se necesite menos energía en la pantalla. Suele presentarse en modelos de gama alta, especialmente de LG. Su precio suele ser algo más elevado.

Otras tecnologías que han ido ganando paso con el tiempo son QLED o LCD. Sus precios son algo variables, pero en muchos casos suelen ser notablemente inferiores a los que el OLED nos ofrece en la actualidad.

Si buscas la mayor calidad de imagen, entonces lo ideal sería apostar por OLED. Además, estas pantallas suelen venir con soporte para HDR o 4K, que son las resoluciones más altas que nos podemos encontrar en la actualidad. Son Smart TV de gama alta, con una espectacular calidad de imagen y una experiencia propia del cine. Pero, el presupuesto que necesitamos destinar en estos casos es mucho mayor.

Para los usuarios que quieran estar preparados para lo que el mercado va ir trayendo con el paso del tiempo, lo ideal es apostar por modelos 4K. Ya que estamos viendo como la industria se está moviendo en esta dirección. Además, cada vez hay más contenidos disponibles en la misma (tanto series, películas como juegos).

Tamaño y forma de la pantalla

Muy relacionado con el anterior aspecto se encuentra el tamaño de la pantalla de tu Smart TV. Lo más habitual es que vayas a colocar la televisión en el salón de tu casa. Por eso, puede que tengas más espacio disponible, lo que te permite apostar por un modelo de mayor tamaño.

Depende en parte de la resolución de la pantalla y la tecnología del panel. Ya que en los modelos OLED con resoluciones 4K o HDR, lo mejor es apostar por tamaños grandes, de entre 48 o 60 pulgadas de tamaño. Será en estos tamaños donde le vayas a sacar partido a la calidad de imagen que ofrecen.

Como es lógico, depende del espacio que tengas en el sitio que vayas a colocar el televisor. Lo más habitual en la actualidad es que se sitúe entre unas 42 o 48 pulgadas de tamaño. Es un tamaño grande, pero que te ofrecerá una gran experiencia de visionado. Además, en algunas marcas, las diferencias de precio de un tamaño a otro no son demasiado grandes. Por lo que puede que te compense más apostar por un modelo más grande.

Otra discusión habitual es la de apostar por una pantalla plana o curva. Generalmente las pantallas curvas son los modelos más caros del mercado, los que tienen la mejor resolución. Así que si buscas una Smart TV que se sitúe en el segmento más alto del mercado, entonces apuesta por una pantalla curva. Si no te quieres gastar tanto, una pantalla plana te va a dar una gran calidad de imagen.

También depende de si quieres colocarla en un mueble o colgarla de la pared. Una pantalla curva debería estar siempre sobre un mueble, pero las planas las podemos colgar de la pared sin problema alguno. Pero con cuidado de que no vayamos a bloquear el acceso a alguno de sus puertos. Es importante comprobar esto.

Una regla que seguro resulta a muchos de utilidad, es que cuanto más grande sea la pantalla, mayor distancia debemos tener con la misma. Así que debéis tener en cuenta el espacio y distancia al que vais a estar de la pantalla para elegir el mejor tamaño en vuestro caso. Si estáis muy cerca, pantallas de mejor tamaño, pero si tenéis una distancia de dos metros o más, entonces podéis apostar por modelos de 48 o 52 pulgadas sin problemas.

Conectividad

En las Smart TV la conectividad se ha convertido en un aspecto esencial. Por eso, es importante que comprobemos siempre que tenemos conexiones suficientes en el modelo que nos interese. Ya que el hecho de que no las tenga podría ser un problema y una notable limitación para el usuario.

Como mínimo necesitamos dos entradas para el HDMI, de forma que podamos conectar dos equipos externos (Blu-Ray, consolas, otros aparatos…). Así no vamos a tener que estar cambiando de forma constante ni sacrificar uno por otro.

El USB es otro aspecto de importancia, y lo ideal sería que tuviera un par como mínimo. Así, si tenéis o pensáis comprar dispositivos como Chromecast, o leer datos, un reproductor multimedia… Vamos a usar mucho el USB, por lo que es mejor que haya más, en caso de que necesitemos usar dos al mismo tiempo.

La mayoría de Smart TV tienen WiFi, pero no siempre son compatibles con WiFi 802.11ac. La realidad es que nos interesa que sea compatible, ya que así no comparte el mismo canal que otros dispositivos en casa y podremos ver contenidos en streaming sin problemas. Incluso si hay otros dispositivos conectados a la red.

Hay modelos que vienen con Bluetooth integrado. Puede resultar interesante para muchos usuarios, ya sea para conectar auriculares, o mandos inalámbricos a la misma. Es una buena opción a tener en cuenta, pero únicamente si le vas a dar mucho uso, sino, no es algo imprescindible.

Aplicaciones

Un aspecto clave en el caso de las Smart TV es el acceso a las aplicaciones. Hay algunas que la mayoría de usuarios descargan, por lo que resulta esencial que se encuentren disponibles en la tienda de aplicaciones que cada sistema operativo ofrece. Os dejamos con una lista de las aplicaciones más importantes que es imprescindible que estén siempre disponibles:

  • Streaming: HBO, Netflix, Amazon Prime Video, Hulu….
  • Social: Facebook, Instagram, Twitter
  • Vídeos: YouTube
  • Google: Maps, Gmail, Skype
  • Apps de noticias, canales de televisión

Si tenemos estas aplicaciones disponibles en nuestra Smart TV, entonces le vamos a poder sacar todo el partido posible al modelo que vayamos a comprar. En muchos casos estas aplicaciones suelen venir instaladas por defecto, lo que hace que sea aún más sencillo para el usuario.

Otro aspecto de importancia es que os podáis descargar aplicaciones en la televisión. Así, siempre que haya algo que os resulte de interés, que tengáis la posibilidad de acceder a una tienda de apps y la podáis usar.

Sonido

El sonido es un aspecto de importancia, porque incluye en la experiencia que la Smart TV nos va a dar. Aunque en este sentido, no debemos darle tanta importancia al sistema de audio que el propio televisor suele incluir. Ya que en muchos casos, al apostar por pantallas cada vez más finas, se ha reducido el tamaño de los altavoces, empeorando el audio.

Si bien es bueno comprobar que el audio sea óptimo, lo más cómodo en muchos casos es apostar por una barra de sonido o un sistema de audio. Ya que así le vamos a sacar mucho más partido al televisor que compremos. Además de tener una mejor experiencia, envolvente, en estas situaciones.

Sistema operativo

Como ocurre con los teléfonos, en el caso de las Smart TV tenemos varios sistemas operativos disponibles, en función de la marca. Así que este es el primer aspecto a tener en cuenta. Gracias a estos sistemas operativos tenemos acceso a las aplicaciones e Internet, que hacen que sean estas televisiones inteligentes. Hay diferencias entre las marcas, por eso, os contamos más sobre ellos.

  • Samsung: Los televisores de la marca hacen uso de Tizen, un sistema que tiene su origen en la telefonía. Destaca por una interfaz sencilla, muy fácil de usar. Además, tenemos una gran selección de aplicaciones instaladas por defecto y la posibilidad de descargar más.
  • LG: En su caso hacen uso de webOS, que es uno de los más sencillos que nos podemos encontrar disponibles en cuanto a uso. Su origen se sitúa también en el mundo de la telefonía. Destaca por ser ligero y muy rápido.
  • Sony: La marca japonesa hace uso de Android TV, un sistema inspirado en el de los teléfonos, y que en algunos casos funciona como una extensión del mismo. Su principal característica es que es la que más aplicaciones pone a disposición del usuario. De forma que es muy cómodo y nos da muchas opciones de personalización.
  • Panasonic: Usa Firefox TV en algunos de sus modelos. Es un sistema simple, fácil de navegar y sin demasiadas complicaciones o florituras. Pero tenemos acceso a muchas aplicaciones para obtener una mejor experiencia.
  • Sistemas operativos propios: Muchas marcas apuestan por desarrollar sus propios sistemas operativos. Por lo general destacan por ser bastante simples de usar, y nos suelen dar acceso a las aplicaciones más importantes (YouTube, Netflix). Así que no suele haber problemas en este sentido.

Si bien cada sistema operativo es diferente, el uso de los mismos es sencillo y las diferencias suelen residir en el diseño y en la cantidad de aplicaciones que hay disponibles. Pero en todos ellos nos vamos a encontrar con las más importantes y las que más se usan. Así que no va a tener tanta importancia o influencia en el producto final.

Actualizaciones

Las actualizaciones juegan un papel importante en las Smart TV. La mayoría de modelos reciben actualizaciones con determinada frecuencia, aunque puede haber diferencias notables entre marcas. Por eso, es bueno tener en cuenta este aspecto. Ya que es posible que haya usuarios que den una mayor importancia a este hecho.

Suelen ser los modelos con Android TV los que actualizan con mayor frecuencia. Suelen ser actualizaciones con mejoras y parches de seguridad. Así que vais a estar protegidos en todo momento ante amenazas que haya en ese momento. Además, se suelen introducir nuevas aplicaciones de forma habitual, haciendo que la selección para el usuario sea de lo más rica.