Historia de Blusens

Es posible que a muchos de vosotros os suene el nombre de Blusens, también a menudo presentado como Blu:Sens. Una empresa que ha tenido una importante presencia en el mercado, pero que ha vivido una turbulenta historia desde su nacimiento. Os contamos más sobre la historia de esta empresa.

Sus comienzos se remontan a 2002, año en el que la empresa fue fundada por Miguel Silva y José Ramón García en Santiago de Compostela, donde la empresa tenía su sede. Desde el comienzo se dedicaron al desarrollo y venta de productos de electrónica de consumo. Sus primeros productos, lanzados en 2002, fueron reproductores DVD. Con estos comenzó la actividad de la empresa.

Aunque con gran rapidez se empezó a expandir la gama de productos de la firma. A los ya mencionados reproductores de DVD se sumaron televisores, GPS, smartphones, tablets, ordenadores portátiles, sintonizadores TDTreproductores multimedia compatibles con mp3 y mp4 y hasta dispositvos PLC para extender la señal de WiFi por toda tu casa.. Siendo estos dos últimos posiblemente sus productos más exitosos.

WebTV
Ver >
Portátiles
Ver >
Móviles
Ver >
Tablets
Ver >
Smart TV
Ver >
Reproductores multimedia
Ver >
Sintonizadores TDT
Ver >
Navegadores GPS
Ver >
Hogar conectado
Ver >

Desde su primer año de existencia, la empresa alcanzó una gran presencia en el mercado español. De hecho, en 2006, se habían convertido ya en la líder en el segmento de los reproductores MP3 en España, con una cuota de mercado de entre un 15 y un 20%. Y sus ventas crecían a gran ritmo, alcanzando en algunos segmentos crecimientos del 200% anualmente. Sus productos se vendían en grandes superficies y era habitual ver algún que otro anuncio, tanto en televisión como en medios escritos, sobre los productos de Blusens.

No solo España era su mercado, ya que la empresa avanzó a gran ritmo en el mercado internacional. En su momento más álgido tuvo presencia en 30 países. Su facturación por aquel entonces, en el período de 2005-2006 era de 60 millones de euros anuales. Un éxito que alcanzaron en apenas cuatro años.

Pero la crisis financiera que comenzó entre 2009-2010 en España supuso el comienzo de los problemas para la empresa. Los problemas se iban acumulando para Blusens. Las ventas de la marca comenzaron a caer y la empresa comenzó a tener graves problemas de financiación. Una situación que afectó a muchas empresas en esta época.

Además, justo antes del comienzo de la crisis, la empresa se convirtió en Blusens Global Corporation, tras haber fusionado varias de sus filiales. En este caso, la más importante de ellas era Blusens Technology, dedicada a la fabricación de estos productos que ya hemos mencionado. Incluso fundaron su propio sello discográfico, con Eva Perales a la cabeza.

Esto marcó el comienzo del fin para Blusens. Ya que acabaron siendo incluídos en la lista de morosos que el ministro Montoro organizó hace unos años. La situación de la firma gallega era tan extrema que acabaron con una suspensión de pagos en la filial Blusens Technology. Incapaces de hacer frente a los sueldos de sus empleados o los pagos a proveedores. Esto fue en 2013.

Se acabó entrando en concurso de acreedores, lo que hacía predecir el final de la actividad de la empresa. Aunque, en 2016 un fondo de inversión americano mostró interés en adquirir Blusens. Pero, sin que se hayan revelado los detalles a día de hoy, las negociaciones no llegaron a buen puerto. Finalmente, la empresa se vio obligada a anunciar su liquidación en 2017.

Una existencia bastante breve, de apenas 15 años, pero en los que la empresa alcanzó el éxito en numerosos mercados, pero su caída fue tan rápida e intensa como su subida. Además, no han estado libres de escándalos. Al menos José Ramón García, uno de los fundadores.

En 2017 fue condenado a una pena de nueve meses de prisión por haber defraudado a Hacienda en la declaración del IVA durante todos los años de existencia de la empresa. De hecho, el propio fundador de la empresa afirmó que Blusens no pagó ni un impuesto en todos los años en los que estuvo en activo.

Se les acusaba de un fraude de 800.000 euros, aunque Blusens los atribuyó en todo momento a un proveedor. Pero la Audiencia Provincial de la Coruña no opinó lo mismo, obteniendo esta condena de 9 meses de prisión. Con este proceso, parecía cerrarse ya el último capítulo de la turbulenta historia de la empresa en el mercado. Pero aún en 2018 siguen en las noticias.

En este caso, se sabe que recientemente José Ramón García fue detenido, en este caso por el WebTV de Blusens. Se trataba de una caja que permitía acceder a contenidos audiovisuales gratis. Ahora es acusado de violación de la propiedad intelectual, por este producto que se comercializó hace ya unos años. Más problemas para la empresa y su creador, en una historia que parece no terminar nunca.

MediaPro y la La Liga se han presentado como perjudicadas en esta demanda contra el fundador de la empresa. Aunque no se descarta que vaya a haber otras empresas que se sumen a la lista. Así que nos queda esperar a ver cómo evoluciona este proceso en su totalidad, porque Blusens sigue dando que hablar incluso después de haber cerrado.