Guía para elegir móvil

El proceso de comprar un nuevo smartphones es importante, y en ocasiones puede ser complicado. Tenemos una gran selección de teléfonos disponible en la actualidad, lo que hace que la elección sea algo más compleja. Por eso, es bueno tener una serie de aspectos en cuenta para elegir un teléfono que se ajuste perfectamente a lo que estamos buscando.

A continuación os vamos a dejar con algunos consejos que os serán de ayuda a la hora de comprar un nuevo smartphone. Gracias a ellos podréis tener más claro qué es lo que estáis buscando y así encontrar el modelo que se ajusta a estas necesidades.

Sistema operativo

Por lo general los usuarios suelen tener claro qué tipo de teléfono quieren, pero es bueno conocer las dos opciones que tenemos disponibles en el mercado en la actualidad en cuanto a sistema operativo. Ya que es la primera y más importante de las elecciones.

Tenemos dos sistemas operativos disponibles. Por un lado está iOS, desarrollado por Apple y que nos encontramos únicamente en los iPhone de la empresa. Generalmente son modelos más caros, que se encuentran dentro de la gama alta. Mientras que por otro lado está Android, desarrollado por Google.

Se trata de un sistema operativo de código abierto, presente en la mayoría de marcas de teléfonos del mercado (Samsung, LG, Huawei, Xiaomi, Sony, BQ, Nokia…). La selección de modelos es enorme y tenemos teléfonos de todas las gamas, por lo que también hay muchas opciones para usuarios con un presupuesto más bajo.

La mayoría de juegos y aplicaciones que hay disponibles para teléfonos móviles se encuentran disponibles para los dos sistemas operativos. Así que ese no va a ser un asunto de importancia o que vaya a resultar determinante.

Pantalla

El tamaño de la pantalla del smartphone es un aspecto de gran importancia. Ya que queremos una pantalla grande, que tenga buena resolución y con la que poder ver fotos o vídeos cuando sea necesario. Por norma general, los modelos de gama baja suelen tener pantallas de menor tamaño.

Aunque con el paso del tiempo estamos viendo como el tamaño de las pantallas está creciendo en todas las gamas. Lo ideal y más habitual es una pantalla de 5,5 pulgadas de tamaño, o más grande si buscas modelos de gama alta. Pero se trata de un buen tamaño, habitual en el mercado y que nos permite consumir contenidos de forma sencilla.

En la actualidad estamos viendo dos tendencias en cuanto a pantallas en los smartphone. Por un lado las pantallas con marcos muy finos o infinitas, con el ratio 18:9. Parecen más grandes de lo que son gracias a la ausencia de marcos y son ideales para consumir contenidos.

La otra tendencia son las pantallas con notch, que comenzaron con la llegada del iPhone X. Tienen una muesca en la parte superior, donde se sitúa la cámara frontal y en muchos casos un sensor de desbloqueo o reconocimiento facial. Aunque este notch es algo que no gusta a muchos usuarios.

En cuanto a la resolución de la pantalla, la tecnología que se usa ha evolucionado de forma notable. La mayoría siguen apostando por LCD, con resoluciones Full HD o Full HD+, siendo la segunda algo mejor. Pero en las gamas más altas estamos viendo ya dispositivos con pantallas OLED y resolución QHD o 4K incluso, como algunas Smart TV de gama alta.. Pero son modelos mucho más caros, en algunos casos de alrededor de 1.000 euros.

Procesador

Un aspecto clave que determinará el rendimiento del teléfono en concreto. Así que hay que tener esto en cuenta a la hora de comprar un smartphone, ya que puede afectar de forma notable al funcionamiento del mismo.

Los teléfonos de Apple apuestan por los procesadores propios de la empresa. Así que en este ámbito no hay elección alguna entre distintas marcas. Pero son procesadores diseñados para potenciar el funcionamiento del dispositivo. Así que no vais a tener problemas en este sentido.

En el caso de los teléfonos Android tenemos dos grandes marcas disponibles en cuanto a procesadores. Qualcomm, con sus procesadores Snapdragon, y MediaTek. También hay marcas como Samsung y Huawei que producen sus propios procesadores para sus teléfonos, los Exynos y Kirin, respectivamente.

Los procesadores Snapdragon de Qualcomm se destinan principalmente a la gama media y alta del mercado. Son la mejor elección en este sentido, porque dan una gran potencia y buen rendimiento. Los más potentes pertenecen a la gama Snapdragon 800, mientras que la familia de los 600 es de gama media, pero de gran calidad.

MediaTek es una firma que se centra en procesadores de gama media y baja, siendo muy popular en el segmento más barato del mercado, especialmente entre las marcas asiáticas. Sus procesadores son de menor calidad y potencia que los de Qualcomm. Aunque la nueva gama de los Helio P, con el Helio P60 a la cabeza, ha supuesto un notable salto de calidad para el fabricante.

Por lo general, un teléfono con Snapdragon va a resultar mejor, aunque en muchos casos pueden ser algo más caros. Pero los nuevos procesadores de MediaTek, como Helio P60, son una buena opción dentro de la gama media, y que dan un muy buen rendimiento.

RAM y almacenamiento

A la hora de elegir un smartphone tenemos que prestar atención a la cantidad de RAM que tiene disponible. Ya que esto nos va a ayudar a ver la cantidad de procesos que el teléfono puede llevar al mismo tiempo. A mayor RAM, mejor funcionamiento y más procesos se pueden llevar a cabo, aunque el precio es mayor.

Una RAM de 3 o 4 GB es lo más habitual en el mercado. Por lo general es suficiente y nos va a dar un buen funcionamiento, para poder llevar a cabo las tareas comunes que hacemos con un smartphone (llamar, navegar, mensajería…). Pero si buscas un modelo de gama alta, hay opciones con 6 u 8 GB de memoria RAM. Son más caros, pero te dan más opciones.

El almacenamiento interno del teléfono es otro aspecto de importancia. Ya que determinará todo lo que vamos a poder guardar en el teléfono. 32 y/o 64 GB es lo más habitual en el mercado actualmente. Pero este número no es tan importante, ya que lo que nos interesa es que se pueda ampliar. La mayoría de modelos nos permiten ampliar el almacenamiento interno usando una microSD.

Por eso, si el smartphone que nos gusta tiene un almacenamiento interno que nos parece bajo, pero permite ampliarlo, entonces no hay problema alguno. No todos los modelos dan esta opción, por eso, es importante estar atentos a esto. Ya que se trata de una posibilidad muy cómoda y sin tener que pagar más por un modelo con más espacio de almacenamiento.

Por tanto, la RAM es un aspecto al que debemos prestar algo más de atención. Pero si buscas un teléfono de gama media, que cumpla con todo lo que necesitamos hacer, y no estás interesado en las gama más alta (porque no lo necesitas o está fuera de tu presupuesto), modelos con 4 GB de RAM te van a dar un buen rendimiento.

Cámaras

Las cámaras se han convertido en un aspecto de gran importancia en los teléfonos móviles. Actualmente estamos viendo como la cámara doble empieza a ganar gran presencia en el mercado. No solo en la gama alta, sino que también modelos de gama media están apostando por la misma.

Como es lógico, depende de nuestro presupuesto, ya que cuanto mejor son las cámaras, mayor es el precio que tenemos que pagar por el teléfono. Aunque es bueno saber que más megapíxeles no suponen que la cámara es mejor. Los Google Pixel tienen una única cámara de 12 MP que no tiene nada que envidiarle a modelos con cámaras dobles.

Lo bueno de la cámara doble es que tenemos una combinación de lentes, lo que nos da más posibilidad y se han introducido más funciones. Una de las lentes suele ser un gran angular, o una es un sensor monocromo y la otra RGB… Hay muchas combinaciones. Y luego tenemos funciones como el modo retrato disponible, o el efecto bokeh tan de moda en la actualidad.

La apertura de las cámaras es importante, ya que determinan la luz que capturan. Lo ideal sería que fueran de f/2.0 o mayores, pero es probable que esto lo encontremos en modelos más caros que se salen de nuestro presupuesto. Pero una f/1.8 o f/2.0 sería ideal si la podemos encontrar.

La cámara frontal del smartphone también ha evolucionado mucho con el paso del tiempo. Por lo general suele ser una lente única, cuya cantidad de MP puede variar mucho de una gama a otra o entre marcas. Si bien muchas marcas en Asia muestran modelos con cámaras frontales con más MP que las traseras, pensando en los selfies.

No tiene tanta importancia como la cámara trasera, pero es bueno que sea de calidad y no una demasiado sencilla que no nos permita tomarnos selfies de calidad.

Batería

La batería del smartphone es un aspecto clave, aunque de alguna manera no hemos visto la evolución que hemos podido ver en otros aspectos con el paso del tiempo. No ha habido grandes mejoras en este campo, a excepción de funciones como carga rápida o carga inalámbrica.

Lo más habitual es que las baterías se sitúen entre los 2.500 y 3.500 mAh. Hay modelos con baterías de gran tamaño de más de 4.000 mAh, con modelos que nos presentan modelos de 11.000 mAh. A mayor cantidad, mayor duración y mayor autonomía. Y esto es esencial en modelos de gamas más altas.

Lo ideal sería una batería de mínimo 3.000 mAh, si es posible más. Pero esta es una cantidad que por lo general nos debería permitir usar el teléfono con normalidad en el día a día. Lógicamente, si hay modelos de buen precio y con batería más grande, pues mejor tener este extra de batería disponible.

Funciones como la carga rápida son deseables, aunque se trata de una característica que vemos en la gama alta en la mayoría de casos. Por lo que vas a tener que pagar más dinero. Si no la consideras una función esencial, o no quieres gastarte tanto dinero, no es tan importante.

Otras funciones

Los teléfonos han ido incorporando muchas funciones adicionales que los ayudan a hacer algo más completos para los usuarios. Algunas de ellas son ya casi esenciales en algunas marcas o gamas, por eso es bueno que sepamos cuáles son, y si son algo que consideramos importante o no nos importa tanto.

Por un lado tenemos el sensor de huellas. Todo smartphone en la gama alta y la mayoría de la gama media lo usan ya, también hay teléfonos de gama baja que lo incorporan. Lo más habitual es que se integre en la parte trasera del dispositivo, aunque ya hay marcas que lo integran en la pantalla. Se trata de un sistema que nos permite desbloquear el teléfono de manera segura.

El desbloqueo por reconocimiento facial es otra tecnología que gana presencia. Especialmente en la gama alta. Es otro sistema que sirve para desbloquear el teléfono de forma segura, pero no es tan esencial como el sensor de huellas. Por lo que a no ser que estéis especialmente interesados en esta función, no es algo por lo que debáis pagar más. A no ser que se introduzca en un teléfono de vuestro presupuesto.

La resistencia a agua y polvo, con la certificación IP68 es una característica a tener en cuenta. Especialmente si somos personas que viajan mucho con el smartphone o practicamos muchas actividades. Ya que así estamos preparados ante lo que pueda ocurrir.

El sensor NFC permite que podamos hacer pagos con el móvil. Se trata de un sistema que pese a que debería tener un impulso importante, no hace acto de presencia en todos los modelos. Aunque parece que cada vez se podrá pagar con el smartphone en más sitios. Por eso, es bueno que el teléfono tenga esta característica, ya que estamos preparados para lo que viene.

Presupuesto

Por último, una manera sencilla de planear el proceso de compra de un smartphone es establecerte un presupuesto. De esta manera, vas a poder centrar tu búsqueda en un segmento concreto y así elegir el mejor modelo que hay disponible en la misma. Haciendo esta compra más sencilla.

La gama baja en Android suele dejarnos con teléfonos que van hasta los 150-180 euros en algunos casos. Son modelos sencillos, pero que han avanzando de forma notable con el paso del tiempo, así que son cada vez mejores.

La gama media es de lo más amplia en la actualidad. Ya que tenemos marcas que nos dejan con modelos con precios muy bajos. Por lo que hay opciones que van desde 200 hasta 400 o 500 euros casi. En parte porque ha surgido una nueva gama, llamada gama media-premium, con modelos que se acercan mucho a la gama alta en cuanto a calidad, pero son más baratos.

Lo normal es que se gasten unos 300 euros por un gama media. Una apuesta que suele dar un buen rendimiento, y que es lo habitual. Aunque el avance de marcas chinas nos deja con estupendos gama media por 200 euros.

Los modelos de la gama alta suelen tener precios a partir de los 500 o 600 euros, que pueden llegar hasta 1.000 euros en algunos modelos concretos. Marcas chinas nos dejan con modelos de gama alta de calidad con precios muy bajos. Por lo que si tienes algo de flexibilidad, puede que sea interesante en tu caso.