PLC

El número de dispositivos tecnológicos que los usuarios tienen en sus casas no deja de aumentar. Desde un televisor, a un smartphone, al ordenador, luces inteligentes o incluso electrodomésticos inteligentes… Todos estos dispositivos se pueden conectar entre sí, creando una red en tu casa. Esto es lo que se conoce como el hogar conectado.

Se trata de un concepto que lleva ya un tiempo entre nosotros y que poco a poco se va haciendo más conocido. En gran parte porque el número de hogares conectados no deja de aumentar. ¿Qué es un hogar conectado? Os contamos más sobre este concepto a continuación.

Qué es y cómo funciona el hogar conectado

Este concepto consiste en que los diversos aparatos que tenemos en nuestra casa están conectados entre sí. La manera en la que se conectan los unos con los otros puede ser diversa, ya que hay varias opciones para ello (cables, inalámbrico..) de las que os hablaremos a continuación. Pero, sea cual sea la manera en la que están conectados, hay una interacción entre estos dispositivos.

Generalmente, suele haber un dispositivo que actúa como el centro de mando de este hogar conectado. Gracias al mismo puedes llevar a cabo acciones en otros, como encender el climatizador, regular las luces, o poner un determinado canal de televisión. Por lo general suelen ser los smartphones los que nos dan la posibilidad, gracias a alguna aplicación. Aunque también los altavoces inteligentes con asistentes están empezando a ganar presencia.

De esta manera, todos los dispositivos que están conectados entre sí, se pueden dirigir y gestionar desde uno concreto. Haciendo que el proceso sea mucho más simple y simplificando el concepto y el uso del hogar conectado en el día a día para el usuario.

Tipos de hogar conectado

Podemos dividir esta categoría en dos de forma sencilla. Ya que tenemos el hogar conectado haciendo uso de cables, o el que funciona con una conexión inalámbrica. Estas son las dos opciones que tenemos en la actualidad disponibles.

Dentro de la primera, nos encontramos con diversos tipos de cables. Porque puede que se trata de un cable HDMI o MHL, de forma que podemos conectar la televisión con una tablet, o con otros dispositivos con entrada HDMI, como puede ser el ordenador. Hay bastantes opciones.

También puede tratarse de un cable Ethernet, es cuestión de usar el cable correcto. Se trata de una opción fácil de usar y que hace que el hogar conectado puede ser muy versátil y amplio como concepto. Aunque es una opción mucho más limitada. Ya que dependemos de la longitud de los cables y de los tipos de cable que hay. Además, no todos los dispositivos se pueden conectar con todos.

Mientras que por otro lado nos encontramos con el hogar conectado que hace uso de una conexión inalámbrica. Se puede tratar de una conexión WiFi, Bluetooth o hasta NFC. Gracias a esto, no necesitamos hacer uso de cables para poder conectar los dispositivos en nuestra casa. Mucho más cómodo para todos.

Esto hace que el usuario tenga mucha más libertad a la hora de hacer uso de un hogar sin cables. Ya que además de no tener cables, que son limitados en cuanto a área y longitud, podemos hacer más cosas con los dispositivos que forman parte de esta red doméstica. Haciendo uso de muchas más funciones que nos permiten sacarle más provecho.

Nuevamente, suele ser una aplicación en un smartphone o tablet la que nos permite gestionar la mayoría de estos dispositivos. También podemos usar un altavoz inteligente, en el que podemos tener un asistente y así hacer uso de las aplicaciones. Por lo que gestionar un hogar conectado es mucho más simple ahora.

Cómo llevar Internet a toda la casa

La opción de un hogar conectado sin cables es mucho más atractiva para los usuarios, además de mucho más fácil de llevar a cabo. La clave en este asunto es tener conexión a Internet en toda la casa. Por eso, en algunos casos, necesitamos tener algunos aparatos que nos ayuden a poder conseguir esto.

La buena parte es que las opciones en este sentido son muchas. De esta manera, podemos llevar Internet a todos los rincones de nuestro hogar. Así, tendremos un verdadero hogar conectado y disfrutar de todas las ventajas que nos da. ¿Qué podemos usar?

Cable Ethernet

Una de las opciones más conocidas, aunque requiere tener cable por toda la casa. Es una buena opción si estás haciendo obras o alguna reforma, ya que así aprovechas y haces que el cable pase por todas las zonas de la casa en las que quieras. Evitando que quede en un sitio que sea incómodo o feo a la vista.De esta forma, gracias al cable Ethernet, puedes llevar conexión a Internet a diversas estancias de tu casa. Se trata de una conexión estable y de calidad, por lo que no tendrás problemas con el uso de la misma.

Amplificadores de señal

La mayoría de usuarios tiene conexión WiFi en su casa, pero siempre hay zonas en las que la señal es mucho peor. Especialmente si tienes una casa de dos plantas, ya que en la zona superior llega la señal más débil. Una buena manera de solucionar este problema y llevar Internet por toda la casa, es hacer uso de amplificadores de señal.

El propio nombre nos deja ya claro el funcionamiento de estos aparatos. Se encargan de hacer que la señal de la red inalámbrica de la casa llegue más lejos y con mayor fuerza. De esta forma, podrás conectarte y disfrutar de tu velocidad de conexión máxima sin importar la estancia en la que te encuentras.

Routers

Es posible que tengas algún router viejo en casa. Siempre lo puedes reutilizar para que llegue la señal a otras zonas de tu casa. Al igual que la opción anterior, es ideal si tienes una casa con dos plantas. Porque así, podrás tener Internet en las dos, y sin notar que la señal es peor o la velocidad de conexión es peor en este caso. Además, se trata de una opción mucho más barata y sin necesidad de llevar a cabo obras.

PLC

Otra opción que lleva un tiempo ganando popularidad son los PLC. Se trata de un dispositivo que hace uso del cableado eléctrico de nuestro hogar y de esta forma va a transmitir la señal de Internet haciendo uso de esta red eléctrica. Es posible gracias a un filtrado que separa las frecuencias de electricidad y datos. Así, no hay interferencia alguna entre ellas.

Tenemos dos tipos de PLC, uno funciona con Ethernet y el otro con WiFi. Por eso, en función de lo que necesites, habrá un tipo de PLC que se ajuste mejor a ti y a tu concepto de hogar conectado. Han ido ganando presencia, y destacan por mantener la velocidad de conexión, por lo que vas a disfrutar de una buena conexión a Internet. Además, al funcionar en el enchufe, los puedes usar en cualquier estancia en tu casa.