Cómo elegir un portátil

El momento de comprar un nuevo ordenador portátil es algo de gran importancia. Ya que la selección de modelos que hay disponibles en la actualidad es enorme. Por eso, tener un presupuesto claro y establecido, nos ayuda mucho en el proceso. Pero también hay una serie de aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir un nuevo ordenador.

De esta manera, si tenemos en cuenta algunos aspectos clave, podremos encontrar un portátil que se ajusta a lo que estamos buscando y que se ajusta también a nuestro presupuesto, que es algo de gran importancia. Os dejamos con los aspectos de mayor importancia en este caso.

Uso y sistema operativo

La mayoría de los usuarios lo suene tener claro, pero es bueno que pienses el sistema operativo que quieres usar. Porque tiene una gran influencia en el precio, pero también depende del uso que vayas a hacer de tu ordenador portátil.

Los portátiles de Apple destacan por tener un precio notablemente superior a los modelos con Windows. Pero son las mejores opciones que te encuentras si estudias o trabajas en el sector del diseño, diseño gráfico, arquitectura… En este sentido, pese a ser más caro, es una opción que te va a dar un mejor rendimiento.

Por eso, es importante pensar el uso que quieres hacer. Si es un portátil para trabajar, para navegar y hacer un uso normal, si queremos uno específico para jugar… En definitiva, los muchos usos que se le puede dar. Es bueno tener esto claro, ya que así la búsqueda se orientará de forma más sencilla.

En el caso de que busques un modelo gaming, el precio es más alto por lo general. Además, es importante que en este sentido no vayáis a escatimar en calidad, ya que es algo que vais a acabar notando. Así que vale la pena pagar más por un modelo más potente, porque lo vais a usar y disfrutar mucho más.

Por lo general un portátil con Windows 10 es más que suficiente. Podemos trabajar, navegar, consumir contenidos… Así que cubrirá nuestras tareas básicas. Si buscas algo para tareas más concretas, puede ocurrir que sea mejor apostar por modelos de Apple.

Tamaño y resolución de pantalla

Cuanto menor es el tamaño de la pantalla, menor es el precio que tenemos que pagar. Podemos encontrar portátiles de lo más baratos con pantallas de 12 pulgadas. Pueden ser una buena opción si buscamos algo muy simple, pero la calidad de estas pantallas es probable que no sea la mejor que vayamos a encontrar. Aunque son modelos de tamaño reducido y muy fáciles de transportar en todo momento.

Lógicamente, en función del uso que le vayamos a dar vamos a necesitar un tamaño de pantalla diferente. Si el transporte o el peso del portátil no juega un rol de tanta importancia, entonces no importa apostar por algún modelo con una pantalla de mayor tamaño. Ya que vamos a disfrutar de una mejor calidad y es más cómodo a la hora de trabajar o ver contenidos en la misma.

Para un uso normal, pantallas de unas 14 o 15 pulgadas son lo más habitual que nos encontramos. Un buen tamaño, cómodo de usar y entre los que nos encontramos con modelos que no son demasiado pesados.

Si necesitas o vas a hacer un uso mucho más específico (jugar, diseño, edición…) necesitarás una pantalla de mayor tamaño. En este caso lo mejor es irnos a los modelos con las pantallas más grandes que hay (entre 18 y 19 pulgadas). No es bueno sacrificar en este sentido.

RAM, potencia y almacenamiento

Si vamos a elegir un nuevo portátil, lo habitual es que el usuario busque el modelo con mayor RAM y mayor espacio de almacenamiento, además de un procesador de la gama más alta que haya. Si bien esto es algo lógico, el precio del dispositivo se va a incrementar por ello.

Si tenemos claro el uso que le vamos a dar al dispositivo, es posible que veamos que no necesitamos el modelo más potente ni el más caro. Además, una buena apuesta en este sentido es pensar en la combinación de varios aspectos.

Por ejemplo, podemos apostar por un procesador de gama media (que va a funcionar perfectamente) y tener una RAM más grande (8 GB) y el rendimiento que vamos a tener es estupendo. Por lo que no siempre es necesario ir a por lo mejor o más caro en todo momento. Saber encontrar un buen equilibrio entre estas partes nos ayudará, además de que pagaremos menos.

Aunque un aspecto que sin duda puede ser clave en este caso es elegir modelos que nos permitan ampliar la RAM y el almacenamiento. De esta forma, si vemos que necesitamos más espacio o que el rendimiento podría ser mejor, ampliamos las dos y el problema queda solucionado. Y así evitamos pagar más dinero, especialmente si no es realmente necesario.

Otro detalle a tener en cuenta en caso del almacenamiento interno, es considerar si quieres un HDD (un disco duro tradicional) o un SSD (En estado sólido). Los primeros son más pesados y lentos, pero nos dan mucho espacio de almacenamiento y suelen ser más baratos. Los SSD son rápidos, ligeros y funcionan bien, pero son más caros y suelen dar menos capacidad de almacenamiento.

Por eso, es importante considerar cuál de las dos opciones es mejor en tu caso. También tenemos opciones mixtas, que tienen tanto SSD como HDD. Son buenos modelos, pero suelen tener un precio más elevado. Por lo que no están al alcance de todos.

En cuanto al procesador, en los portátiles Windows la mayoría de modelos hacen uso de procesadores Intel. En la gama media, por lo que dan un buen rendimiento pero no son los más caros, nos encontramos con opciones como Intel Core i3 o i5. Son buenos procesadores, que dan un buen rendimiento y una buena potencia.

Si buscáis modelos de gama alta, Intel Core i7 es el procesador o gama de procesadores a elegir. Es lo más potente que nos podemos encontrar en la actualidad en el catálogo de Intel. Potencia pura, con un consumo de energía bastante reducido.

Para los usuarios que quieran apostar por modelos más sencillos, Intel tiene varias familias de procesadores en sus gamas más económicas. En este caso se trata de los Intel Core m3, m5, o m7. No son para nada malos procesadores, pero no alcanzan el mismo rendimiento que vemos en las gamas superiores. Pero son más baratos, por lo que si tenemos un presupuesto muy limitado, es bueno saber que tenemos esta opción disponible.

Autonomía

La batería es un aspecto de gran importancia en un portátil. Ya que muchos usuarios compran uno para poder usarlo fuera o mientras van de viaje a algún lugar. Por eso, es de vital importancia que vaya a contar con la autonomía suficiente. De forma que en caso de ser necesario lo podamos usar el mayor tiempo posible sin cargarlo.

El uso que le vayas a dar tiene una gran influencia. Porque si vas a usar el portátil en casa la mayoría del tiempo, no es tan importante que tenga una gran autonomía. Ya que es probable que vayas a conectarlo a la corriente la mayoría del tiempo. Pero si vas a viajar es diferente.

Porque necesitamos que el portátil vaya a cumplir en este sentido. Que tenga una autonomía que nos permita trabajar con el mismo mientras estamos de viaje y no lo vayamos a poder cargar durante varias horas. Para ello, no solo debemos comprobar el tamaño de la batería. También es importante que leamos comentarios de otros usuarios.

Son estas personas las que saben cómo funciona el portátil en el día a día y la autonomía que ofrece con un uso real del dispositivo. Así, podemos ver si el modelo en concreto se va a ajustar a nuestras necesidades.

Si bien no hay una relación directa entre tamaño de la batería y precio, es habitual que los modelos más grandes tengan una batería de tamaño más grande, por lo que es muy probable que sean más caros. Pero suele depender de cada modelo individual.

Tipo de ordenador portátil

Si bien basados en el tipo de pantalla y algunas características, ya podemos ver el tipo de portátil que queremos comprar, es bueno saber los diversos tipos que hay disponibles en la actualidad. De forma que sepas sus nombres y sus principales características. Una información de utilidad en muchos casos.

Saber diferenciar estos tipos de portátiles es bastante sencillo, pero para usuarios que vayan a comprar uno por primera vez, puede que se sientan algo aturdidos por estos nombres. Por lo que es bueno tener esta información.

Portátil

Es el nombre común y nos sirve para definir la categoría completa. De hecho, no incluye ninguna limitación. Se trata de un ordenador que funciona con una batería y se puede usar sin necesidad de conectarlo a la corriente. Así que aquí entran todos los modelos.

Notebook

Modelos de tamaño reducido, generalmente con pantallas de un tamaño inferior a las 12 pulgadas. Muy cómodos de transportar y para usar en clase. Ligeros, sencillos y más baratos.

Convertibles

Son portátiles que nos permiten girar la pantalla 360 grados, pero que no permiten que la pantalla se separe del teclado. Gracias esta posibilidad de giro, los podemos usar como si fueran una tablet.

Portátiles 2 en 1

Otro tipo que ha ido ganando popularidad. Se trata de modelos que nos permiten extraer la pantalla y así usarlo como una tablet en todo momento y llevarlo con nosotros. Son ligeros y versátiles, aunque su precio suele ser más elevado.

Ultrabook

Los modelos más finos del mercado. Suelen ser modelos que pertenecen a la gama alta del mercado. Buenas especificaciones y fabricados con materiales de primera calidad, pero normalmente muy caros.