Reproductor multimedia

Lo más habitual es que tengamos en un sistema operativo una aplicación con la que vamos a poder reproducir vídeo y sonido de forma sencilla. Aunque la calidad puede variar mucho entre modelos, lo que obliga a los usuarios a buscar alternativas. Una de las opciones más socorridas es la de apostar por un reproductor multimedia.

Gracias a ellos se ha solucionado esta situación, y podemos disfrutar de una buena aplicación con la que reproducir estos contenidos que nos interesan, además de tener funciones adicionales en muchos casos. Pero la realidad es que hay que tener algunos aspectos en cuenta a la hora de elegir un reproductor multimedia.

Con esto en mente, os dejamos a continuación con los principales aspectos que debemos considerar cuando vayamos a elegir un reproductor multimedia. Así, vamos a elegir el que mejor se ajusta a lo que estamos buscando.

Compatibilidad con formatos

Es posiblemente el aspecto más importante y más determinante a la hora de elegir un buen reproductor. Si bien hay algunos formatos básicos que son los que la mayoría de usuarios usan habitualmente (AVI, MP4, MKV…), es bueno que nos vaya a dar más opciones y podamos reproducir muchos formatos más en este caso. Así, estamos preparados para todo tipo de situaciones.

Ya que no va a importar lo que descarguemos, que lo vamos a poder reproducir. No sólo en cuanto a vídeo, también es importante que soporte diversos formatos de sonido. Ya sean MP3, MPEG o MIDI. Lo importante es que usemos el formato que vayamos a usar, el reproductor multimedia cuente con soporte para el mismo. Tanto en el caso de formatos de vídeo como de audio.

Lo más habitual es que mencionen los formatos con los que son compatibles. Por eso, es bueno comprobar los que más opciones nos dan, ya que este será mucho más versátil y lo podremos usar en siempre que lo necesitemos. Especialmente en el caso de querer reproducir formatos nuevos, o streaming. Que no vayamos a tener impedimentos en estos casos.

Interfaz

Un aspecto importante es que nos resulte sencillo poder hacer uso de la aplicación en cuestión. Si bien es muy importante que tengamos muchas funciones disponibles, queremos que el uso no sea complicado. Que podamos encontrar todo lo que necesitamos cuando sea necesario.

También el diseño es algo que debemos considerar. Ya que hay algún que otro reproductor multimedia que presenta un diseño demasiado recargado. Algo que además de ser molesto para el usuario, hace que su uso no nos resulte tan cómodo. Porque no sabemos muy bien dónde tenemos que mirar o dónde tenemos que pinchar. Así que es una sensación que no le gusta a nadie.

Un diseño limpio, pero que nos permite acceder a las funciones con uno o dos clicks es lo ideal. Ya que tendremos todas las funciones que el reproductor multimedia nos ofrece a mano y será más fácil acceder a las mismas de esta manera.

Memoria y consumo de recursos

Si bien las aplicaciones son cada vez más ligeras y nos dan mejores funciones, hay que tener esto siempre muy presente. Nadie quiere una aplicación que pese demasiado, ya que va a ocupar mucho espacio, que en algunos dispositivos puede tener mucha importancia. Haciendo que vayan a funcionar con mayor lentitud. Algo que no gusta a nadie.

Por eso, es bueno comprobar la memoria que el reproductor multimedia tiene. Así, sabemos el espacio que va a ocupar, ya sea en el ordenador o teléfono. Y esto nos puede servir para ver el impacto que va a tener en el funcionamiento del mismo. Lo ideal es que sea una aplicación ligera, ya que generalmente funcionan con mayor rapidez.

Muy relacionado con esto está el consumo de recursos. Una aplicación pesada va a consumir más recursos en un dispositivo. Desde batería, a memoria RAM, o CPU. Lo que provoca este funcionamiento ralentizado del dispositivo en cuestión. Así que es bueno ser conscientes del consumo del reproductor multimedia que estemos buscando o consultando. No queremos algo que afecte demasiado al funcionamiento de nuestro teléfono u ordenador.

Multiplataforma

Esto supone que el reproductor multimedia se encuentra disponible tanto en su versión para ordenador como para teléfonos. Es una buena opción, ya que esto supone que nos es más fácil hacer uso del mismo, porque es familiar y conocemos la interfaz que presente. Pero también porque si hay uno que consideramos es de calidad, lo podemos usar en otros dispositivos en los que queramos reproducir contenidos.

En la actualidad la mayoría de reproductores tienen una aplicación para Android o iOS. Por lo que no vais a tener problemas en este sentido. Así podréis usar estos reproductores que os gustan también en el teléfono o tableta. Incluso la mayoría de Smart TV en la actualidad vienen con su propio reproductor multimedia integrado que puedes usar a través de USB

Funciones adicionales

Siempre es bueno que cuente con funciones adicionales, que lo hagan algo más completo. Aparte de reproducir vídeo y sonido, queremos tener algunas opciones más. Una de las más importantes es un buscador de archivos integrado. Esto nos va a permitir encontrar los archivos que queremos reproducir de forma sencilla. De forma que los tendremos siempre disponibles cuando los queramos reproducir.

También sería ideal que sea compatible con streaming, especialmente ahora que esta opción de consumir contenidos goza de una enorme popularidad en el mercado. Gracias a una función como esta le vamos a poder sacar mucho más partido al reproductor multimedia en cuestión.